DEUDA DE MIL 500 PESOS POR DROGA, LLEVO A LA MUERTE A MADRE E HIJOS EN TIJUANA

SAID BETANZOS/PERIODICO EL MEXICANO

TIJUANA, 16 OCTUBRE 2017.- Deber mil quinientos pesos a un narcotraficante es la causa por la que en la ciudad asesinaron a un adolescente, a su hermana y la esposa de su padre, Papá que tenía conocimiento de las ilícitas actividades de su hijo.

Así lo establecen las declaraciones de los testimo- nios recopiladas por los agentes ministeriales de la Unidad de Homicidios Dolosos.

Por eso se inició la carpeta de investigación con Número Único de Caso 204-2017-45770, a cargo de la Subprocuraduría de Investigaciones Especiales (SIE) de la Procuraduría General de Justicia Estado (PGJE).Resultado de imagen para ENCUENTRAN MANOS EN CAJA DE CERVEZA EN ROSARITO BAJA CALIFORNIA

La familia desde hace varios años vivía en la colonia Granjas Familiares La Esperanza, Delegación Playas de Tijuana.

Entre los adictos del barrio era conocido Eduardo Said Fernández Cerrillo, de 16 años de edad. En pocos meses se había posicionado como un vendedor de “crystal”. Su padre sabía a qué se dedicaba.

Todos vivían en una casa de la calle Emiliano Zapata. Eran el papá, su esposa Lourdes Chaidez Orantes, de 45 años de edad, así como sus hijos Eduardo Said de 16 años y Alondra Saire, de 18 años, así como su hijo, de 1 año y 6 meses.

Padre confirma su hijo era narcomenudistaResultado de imagen para ENCUENTRAN MANOS EN CAJA DE CERVEZA EN ROSARITO BAJA CALIFORNIA

En la primer semana de septiembre de 2017, unos hombres llegaron a la casa en donde Eduardo Said vivía con sus padres.

Discutieron con él y en ese momento salió el padre para saber qué ocurría. Se enteró que su hijo debía 2 mil 500 pesos a un narcotraficante.

Ahí sacó de su cartera 1 mil pesos y los entregó al cobrador, así lo detalló el padre de familia en su declaración ministerial. Le pidió a la persona unos días para saldar la deuda total y luego se fue.

Desaparecen víctimas

El viernes 22 de sep- tiembre unos hombres armados volvieron a la casa de Eduardo Said. Se lo llevaron, así como a su hermana, al bebé y a la esposa de su papá.

De acuerdo a las autoridades de la Unidad de Búsqueda de Personas nunca se denunciaron sus desapariciones ante el Ministerio Público.

Ese mismo viernes, en la noche el bebé apareció deambulando por las calles de la Zona Centro en Playas de Rosarito. Un policía lo encontró y a través de Facebook pidió ayuda para localizar a los padres.

El papá biológico se enteró y fue por el pequeño, desconociendo en dónde estaba la madre, según detalló a los investigadores.

Al día siguiente en la carretera escénica Tijuana-Rosarito, a la altura de la planta PEMEX, las autoridades de la Policía Federal encontraron una caja de cerveza, en su interior estaban las manos de una mujer.

El lunes 25 de septiembre, en el canal de aguas tratadas de Punta Bandera, empleados de la Comisión Estatal de Servicios Públicos de Tijuana (CESPT) encontraron tres cadáveres flotando.

Eran los cuerpos de Lourdes, Alondra y Eduardo. El de la esposa tenía las manos mutiladas. De acuerdo a las investigaciones ministeriales son las que se encontraron en la caja de cerveza.