Mirna Rincón, Nuevo traspiés político en Rosarito .Por Alfredo Calva

Expediente Político/septiembre 2017/

 

Mirna Rincón Vargas, tiene la urgente necesidad de corregir la seria sería deficiencia que mantiene en el rubro de asesoría política desde el inicio de su gestión gubernamental, lo que frecuentemente la expone a la censura política y la crítica ciudadana.

Lo anterior, de nueva cuenta quedo demostrado con el acuerdo que recién signo con los lideres de mercados sobre ruedas, documento en el que se establecen las obligaciones que deberán  cumplir todos los agremiados que llevan a efecto la actividad comercial en los citados mercados que se instalan en las calles de la demarcación.

Situaciones como no obstruir accesos de las viviendas, no contaminar con sus desechos, auditiva y visualmente, etc, son acciones que deben de ser observadas por obligación por parte de quienes ejercen la actividad comercial en los sobre ruedas, y en caso de no ser así, la autoridad está también obligada a sancionar, no es posible que un grupo de vividores del esfuerzo de sus agremiados dobleguen a la autoridad.

Y en la praxis lo hacen, solo hay que recorrer las zonas en las que operan los mercados sobre ruedas para constatar el caos que se registra en ellos, bajo la corrupta sometida complacencia del titular de la dependencia responsable de que eso no suceda, Jorge Hernández Islas, director de Inspección, Verificación y Cuidado de Espacios Públicos.

Aunque no es extraño este tipo de acciones de parte de quien gobierna Rosarito, Rincón Vargas de nueva cuenta fue arrojada al escrutinio de la ciudadanía, pero en especial, de la fauna política rosaritense, al mostrar que desconoce que las obligaciones que se plasmaron en el documento están insertas en los ordenamientos municipales y deben de ser acatadas por los vendedores de los mercados sobre ruedas, y en caso de no cumplirse, la autoridad debe de llevar a cabo acciones punitivas en contra de los omisos e infractores.

Quien le propuso y operó la idea  de llevar a efecto la firma de ese estólido documento con los vividores dirigentes de los vendedores de los mercados sobre ruedas, solo logró con su imbecilidad exponer a al mofa política a la alcaldesa a una acción que, si su set de asesores funcionará y devengarán los miles de pesos que ganan mensualmente, evitarían este tipo de situaciones en las que se ha visto inmersa la alcaldesa que solo la exponen al escrutinio político y denostan su investidura e imagen pública.

Por salud de la administración gubernamental local, la primer edil debe asumir el papel que ciudadanos le asignaron a través de su sufragio y por obligación, se convierta en la líder que necesita esta comunidad, para dar cumplimiento a cabalidad la encomienda constitucional de administrar de manera eficiente, transparente y honrada, los recursos económicos, humanos y materiales del gobierno municipal para beneficio de los rosaritenses y suyo propio, si es que no quiere ser recordada como la peor administración que hasta el momento ha padecido el municipio más joven de la entidad.

Y, sacudirse todo el lastre político que carga a su alrededor y en diversas áreas de su gobierno, especialmente el “topo” que filtra la información  que se maneja en su oficina y que también junto a los lastres contribuyen a ensombrecer su gestión gubernamental, y prueba fehaciente de ello es la calificación que los ciudadanos consulados en dos encuestas que  han salido a la opinión pública le han otorgado.

Querer es poder.

 

Y mientras tanto….

En una de las oficinas del área de regidores, se escuchan lamentos, sollozos y oraciones en las que suplican al supremo mando, no destruir el negocio que por cinco años ha sido redituable.